Bodega

 

La elección del lugar atiende principalmente a la proximidad de los viñedos y a la topografía inclinada en dirección Oeste, lo que permite una perfecta orientación de las naves en cuanto a un proceso productivo basado en la gravedad, a la vez que ofrece unas impresionantes vistas a la vega y pierde entidad como edificio industrial lo cual favorece notablemente la reducción de impacto ambiental característico de este tipo de edificios.

La bodega se conforma según dos volúmenes que emergen de la ladera, siendo visible tan sólo una parte de la realidad constructiva; pues gran parte del edificio queda enterrado.

Se escinde el proceso meramente industrial (recepción de vendimia y tratamiento inicial) del proceso de envejecimiento y cualificación de los vinos, tratando el edificio como dos volúmenes diferenciados, aunque íntimamente relacionados entre sí para su perfecto funcionamiento.

Dos volúmenes rotos por una zona de paso que se adapta a la pendiente y orienta el edificio hacia poniente. Un edificio que limita el impacto ambiental que supone una gran nave en un medio rural y busca una escala más apropiada a su ubicación.